seis años de gallardo en river los momentos destacados

Seis momentos destacados en los seis años de Gallardo en River

Una revisión por los episodios que marcaron a fuego al entrenador más exitoso en la historia del Millonario.

FOX Sports Digital

Un 6 de junio de 2014 Marcelo Daniel Gallardo asumía la dirección técnica de River Plate en reemplazo de Ramón Ángel Díaz, quién había dejado al equipo campeón del Torneo Inicial 2014.

El comienzo de un nuevo ciclo con un entrenador de la casa pero con poca experiencia en el banco generaba más dudas que certezas. Dudas que se despejaron rápidamente a fuerza de resultados y grandes rendimientos que más tarde derivarían en títulos para la institución de Núñez.

Vale la pena repasar seis de los momentos más importantes de la era Gallardo en estos seis años.

Conmebol Sudamericana 2014

El equipo del flamante entrenador Gallardo deslumbraba en el Torneo de Primera División de 2014 y también avanzaba a paso firme en el plano internacional en la Sudamericana. En la segunda fase superó a Godoy Cruz para después dejar en el camino a Libertad y a Estudiantes de La Plata y enfrentaría en semifinales a Boca Juniors.

En ese momento el equipo marchaba primero en el campeonato local pero decidió priorizar el plano internacional. Tras un empate sin goles en la ida en La Bombonera en un encuentro con pierna fuerte, en la revancha un solitario gol de Leonardo Pisculichi y un penal atajado por Marcelo Barovero en el amanecer del encuentro lo depositaron en la final.

En paralelo el equipo obtenía un empate como local ante Olimpo, uno de los equipos más flojos, y después sufriría una dura derrota ante Racing, a la postre campeón del Torneo de Transición.

En la final de la Copa Sudamericana enfrentó al Atlético Nacional de Medellín del ‘Profe’ Osorio. El Millonario la pasaría mal en la ida en el Atanasio Girardot pero se llevaría un 1-1 por un gran gol de Pisculichi. En la revancha los de Gallardo se impondrían por 2-0 con goles de Gabriel Mercado y Germán Pezzella para que el club vuelva a festejar un torneo internacional tras 17 años.

 

La Conmebol Libertadores 2015

River compartió la fase de grupos con San José de Oruro, Juan Aurich, de Perú, y Tigres de México. El conjunto de Gallardo no la pasó bien en el Grupo F donde tuvo mejor juego que resultados y una eficacia preocupante que lo obligaría a clasificar recién en la última fecha.

La travesía del Millonario arrancó con una derrota por 2-0 en los 3700 metros sobre el nivel del mar en Oruro. Después le seguirían una serie de empates ante Tigres como local por 1-1 y el mismo marcador ante Aurich en Chiclayo y en el Monumental, dos encuentros donde la superioridad no se trasladó al resultado.

En la anteúltima fecha el elenco del Muñeco obtuvo un empate en 2 milagroso, remontando una desventaja de dos tantos en los últimos cinco minutos con los goles de Teófilo Gutiérrez y Rodrigo Mora. Para el encuentro final de ese grupo debía ganar y esperar una mano de Tigres, que viajaba con suplentes a Perú.

El equipo hizo lo propio ante San José en el Monumental y terminó goleando por 3-0 y el conjunto de Monterrey actuó de buena fe y se llevó un increíble encuentro de resultado cambiante por 5-4.

Al clasificar como el peor segundo debió enfrentar al mejor primero en el certamen y el destino hizo lo suyo, el rival de octavos fue nada menos que Boca Juniors, al que 6 meses antes superó por Sudamericana.

El primer encuentro en el Monumental fue cerrado y con muchos nervios y terminó con victoria por gol de Carlos Sánchez, de penal, sobre el cierre. La revancha en la Bombonera se desarrollaba sin goles hasta que en el entretiempo un simpatizante local arrojó gas pimienta en la manga por dónde salían al campo de juego los jugadores de River. El encuentro se suspendió y la CONMEBOL decidió que el equipo de Gallardo avanzara de fase.

En cuartos el Millonario sufrió una derrota como local ante Cruzeiro pero se recuperó con un gran 3-0 en el Mineirao de Belo Horizonte para seguir en camino. En semifinales esperaba el sorprendente Guaraní, que llegaba tras eliminar a Corinthians y a Racing. En la ida se impuso como local por 2-0 y el empate en uno en el Defensores del Chaco lo depositó en la definición.

En la final se vería las caras con su rival de la fase de grupos, Tigres, quién le dio vida cuando estaba con un pie afuera de la Copa. En la ida en Monterrey sacaron un importante 0-0 para encarar la revancha en el Monumental. Ese encuentro sería una fiesta para los de Gallardo que obtendría su primera Libertadores como entrenador tras un 3-0 con goles de Lucas Alario, Carlos Sánchez y Ramiro Funes Mori.

 

La Conmebol Libertadores 2017: eliminación con Lanús

En la Libertadores de ese año River compartió el grupo con Emelec, Independiente Medellín y Melgar, de Perú. El equipo finalizaría primero en su grupo producto de cuatro victorias, un empate y una derrota.

Antes de la serie de octavos de final, en junio de ese año, se conocerían dos casos de doping en el plantel que se detectaron en distintos partidos de la fase de grupos. Los jugadores involucrados fueron Lucas Martínez Quarta y Camilo Mayada, el club se hizo responsable por suministrarles un suplemento y en octubre los jugadores recibieron una sanción de siete meses sin actividad.

El Millonario superaría a Guaraní tras un 2-0 en Paraguay y un empate en casa. En cuartos sufriría una dura derrota en la ida ante Jorge Wilstermann por 3-0 en la altura de Cochabamba. Pero se recuperaría con una espectacular goleada por 8-0 en el Monumental con cinco goles de Ignacio Scocco, reciente incorporación de la institución.

En las semifinales el rival fue su compatriota Lanús y la competencia incorporaba por primera vez, desde esa fase, el uso del VAR. En la ida en Núñez el conjunto de Gallardo fue superior y se llevó un 1-0.

La revancha en la Fortaleza no podría empezar mejor para el Millonario que se puso 2-0 con goles de Scocco y Gonzalo Montiel en 20’. En ese primer tiempo habría un penal por mano de Iván Marcone que el árbitro ni el VAR detectaron y cuando se moría la primera mitad llegó el descuento de José Sand.

En el arranque del complemento otro tanto del goleador y los goles de Lautaro Acosta y Alejandro Silva, tras un penal que se sancionó con la tecnología, daban forma a la peor pesadilla en el ciclo del Muñeco. Sería 4-2 abajo y una eliminación increíble para el equipo que tenía un pie y medio en la final y se desmoronó en pocos minutos. Un golpe que iba a durar.

 

Supercopa Argentina 2017

Después de la eliminación impensada ante el Granate en la última Libertadores el Millonario tendría un bajón de casi cuatro meses que la obtención de la Copa Argentina en diciembre de 2017 ante Atlético Tucumán apenas alcanzaría a disimular.

Serían 15 partidos oficiales entre la fatídica noche en Lanús y la Supercopa Argentina: siete derrotas, cinco triunfos y tres empates para un equipo de Gallardo que vivía sus horas más oscuras, incluso con la continuidad del entrenador en tela de juicio.

El Millonario jugaría ese encuentro por haber obtenido la copa local y se enfrentaría nada menos que a Boca Juniors, su clásico rival, campeón de Primera División 2016-17.

En el encuentro disputado en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza River se impondría por 2-0 con una actuación destacada de Franco Armani. Gonzalo ‘Pity’ Martínez abrió el marcador, de penal, tras una falta leve de Edwin Cardona sobre Ignacio Fernández en el área y en el segundo tiempo Nacho Scocco liquidaría el partido tras una contra letal.

Un nuevo título para el Muñeco que empezaría a torcer el rumbo de lo que terminaría siendo un gran año para la institución.

 

La Conmebol Libertadores 2018

En el certamen continental River compartió el Grupo D con Flamengo, Santa Fe, de Colombia, y Emelec. El equipo clasificó como primero sin mayores complicaciones al obtener tres victorias y tres empates.

En octavos de final se vería las caras ante Racing, tras un 0-0 en Avellaneda el Millonario se hizo fuerte en el Monumental para imponerse por 3-0. En cuartos enfrentaría a Independiente, último campeón de la Sudamericana: tras una vibrante igualdad sin goles en la ida el equipo volvería a aparecer en casa para superar 3-1 al Rojo; el encuentro sería también recordado por un claro penal que no fue sancionado por el árbitro ni el VAR de Javier Pinola sobre Martín Benítez con el marcador 0-0.

En semifinales tendría a otro duro rival que sortear, Gremio, el último campeón de Libertadores. En la ida los de Gallardo no jugaron nada bien y perdieron por 1-0 en el Monumental. En la revancha en Porto Alegre se vio otra actitud y otro juego por parte del equipo pero el local se pondría en ventaja a la salida de un córner. Cuando faltaban poco menos de diez minutos Rafael Santos Borré le devolvió la ilusión con un tanto de cabeza y en tiempo de descuento el ‘Pity’ Martínez le terminaría dando la clasificación a la final tras un gol de penal, sancionado por intervención del VAR.

En la definición River Plate debería enfrentarse nuevamente a Boca Juniors, equipo con el que venía jugando asiduamente en el plano internacional en los últimos años, pero esta vez en una inédita final de CONMEBOL Libertadores por primera vez en la historia.

La primera final se disputó en La Bombonera y terminó en un 2-2 que le cayó mejor a la visita que estuvo dos veces en desventaja por los goles de Wanchope Ábila y Darío Benedetto y pudo igualar a través de Lucas Pratto y Carlos Izquierdoz, en contra.

La segunda final debió disputarse el 24 de noviembre pero se suspendió por la bochornosa agresión de algunos hinchas de River sobre el micro que transportaba a los futbolistas xeneizes a pocas cuadras del Monumental y un fallido operativo policial que no evitó el triste desenlace.

Finalmente la CONMEBOL definió que la revancha se disputase en el estadio Santiago Bernabéu, en Madrid, el 9 de diciembre. En el primer tiempo de ese partido los de Gallardo no pudieron hacer pie y se fueron el vestuario 1-0 abajo por un gol de Benedetto sobre el final.

Pero en la segunda parte el Millonario cambiaría la cara, sobre todo tras el ingreso de Juan Fernando Quintero a los 10’, y Lucas Pratto tras una buena acción colectiva pondría el empate 1-1. El encuentro se iría a tiempo extra y el equipo aprovechó la expulsión de Wilmar Barrios por doble amarilla en el comienzo y establecería la ventaja con un gran remate de zurda del colombiano. Ya en el final ‘Pity’ Martínez aprovecharía que todo el equipo rival se encontraba en ataque para realizar una corrida desde su propio campo para decretar el 3-1 ante el arco vacío.

En Madrid River Plate escribió una de las páginas más gloriosas de su historia (sino la más), de la mano de Marcelo Gallardo como entrenador y con un gran equipo al superar a su máximo rival en una final de Copa Libertadores para la historia.

La Conmebol Libertadores 2019: final perdida con Flamengo

Como último campeón el Millonario formó parte del Grupo A junto a Internacional, Palestino y Alianza Lima con la intención de repetir la conquista. El equipo no mostró su mejor versión y pasó algunos sobresaltos pero pudo clasificar como segundo del grupo tras dos victorias y cuatro igualdades.

En octavos de final tocaría un debilitado Cruzeiro con un pobre presente en el fútbol brasileño pero River no pudo hacer pie ni de local, donde desperdició un penal, ni en Belo Horizonte pero en la tanda de tiros desde el punto penal estuvo más certero y contó con un gran Armani que se encargó de tapar dos penales.

En cuartos obtendría un claro triunfo en la ida en el Monumental ante Cerro Porteño por 2-0 y una igualdad en uno en la Nueva Olla tras un golazo de Nicolás De la Cruz que lo depositaría en las semis.

En esa instancia le tocaría verse nuevamente las caras ante Boca Juniors. El encuentro de ida en el Monumental sería todo para el local que se puso en ventaja a través de Borré, tras un penal con intervención del VAR apenas comenzado el partido, y otro tanto de Nacho Fernández tras una gran jugada.

En la vuelta el Xeneize tendría otra iniciativa y manejó el encuentro y las acciones pero no pudo inquietar demasiado el arco de Armani. Un gol de Jan Hurtado a falta de diez minutos puso suspenso en la serie pero sería el Millonario el que alcanzaría por primera vez dos finales consecutivas de América.

Fue la primera edición con Final Única en estadio neutral que sería el Monumental de Lima y teniendo enfrente a Flamengo, con un plantel plagado de nombres importantes. River dominaría desde el principio del encuentro y se puso en ventaja a los 14’ con gol de Borré.

El Mengao de Jorge Jesús tuvo un partido incómodo y toda hacía prever que el Millonario obtendría el primer bicampeonato de su historia. Pero a los 89’ tras una pérdida del balón y un mal retroceso llegaría una gran acción de Bruno Henrique para que Gabriel Barbosa decretara el 1-1. Y apenas tres minutos después sucedería una fatalidad de la dupla central y un cabezazo hacía atrás de Pinola terminó habilitando a Gabigol que marcó el 2-1 y la insólita derrota de River que estuvo a nada de repetir y se quedó con las manos vacías.

Seis años difíciles de igualar

Dos Copas Libertadores, una Sudamericana, tres Recopas, una Supercopa, tres Copas Argentina y una Suruga Bank: once títulos. Difícil haber anticipado aquel 6 de junio de 2014 que Marcelo Gallardo obtendría tantas conquistas como entrenador de River.

El Muñeco transformó y volvió más grande aún la leyenda de uno de los clubes más importantes de Sudamérica y el mundo. Lo transformó en un cuadro ganador internacionalmente y respetado en Argentina y el continente.

Un ciclo con muchas e importantes victorias pero también con golpes duros y tragos amargos en forma de derrotas y eliminaciones dolorosas. Tal vez la cuenta pendiente de una conducción que lo ganó (casi) todo y a la que es complicado pedirle más sea el campeonato local, donde estuvo muy cerca en tres ocasiones.

Apenas asumió en 2014 cuando cedió en manos de Racing, en la temporada 2016-17 que terminó como escolta de Boca y en la última Superliga que finalizó recientemente donde lideró por siete jornadas hasta el final y terminó perdiendo en la última fecha, también ante el Xeneize de gran arremetida.

En otro lugar quedan los dos Mundiales de Clubes en los que participó: en 2015 cayó en la final por 3-0 ante el Barcelona de Messi, Suárez y Neymar y en 2018 donde realizó un mal papel y fue eliminado en semis por Al Ain en los penales tras igualar 2-2 en tiempo regular y no pudo disputar la definición ante Real Madrid.

Publicidad
¡Link copiado en el portapapeles!
Publicidad