roque santa cruz amplia su leyenda liderando a olimpia en el clasico

Roque Santa Cruz amplía su leyenda liderando a Olimpia en el clásico

El veterano delantero de Olimpia Roque Santa Cruz demostró que a sus 37 años todavía tiene mucho fútbo, convirtiéndose en pieza clave para su equipo en la victoria de este sábado ante Cerro Porteño en el clásico del fútbol paraguayo que puede valer el título del Apertura.

EFE

El punta paraguayo anotó uno de los tres goles con los que el Rey de Copas se impuso a su histórico rival por 1-3 en el Defensores del Chaco y que le permite dejar la competición prácticamente sentenciada cuando solo restan cinco jornadas.

Santa Cruz fue una referencia constante en el ataque olimpista, peleando todos los balones aéreos y jugando de espaldas con sus compañeros que pudieron moverse con mayor libertad por los extremos del campo.

El delantero tiró del carro del equipo en los primeros compases del partido, cuando más difícil era circular rápido el balón, y aprovechó los espacios durante el segundo tiempo para hacer daño a la zaga de Cerro Porteño.


Fue una pesadilla constante para la defensa del Ciclón de Barrio Obrero que tuvo que emplear a sus dos centrales, Marcos Cáceres y Juan Escobar, para tratar de marcarle durante los 90 minutos.

A pesar de su edad, evidenció que aún le queda energía para seguir compitiendo en el fútbol profesional, moviéndose por todas las zonas del campo y tratando de sentenciar el partido con largos contraataques.

Durante los 90 minutos mostró su carácter en el terreno de juego como capitán del bicampeón paraguayo, dando indicaciones a sus compañeros e incluso increpando a los jueces de línea cuando no señalaban falta en el intenso marcaje de los zagueros azulgranas.


Anotó el segundo del equipo en una jugada con fortuna, ya que el balón le cayó directamente en el pie tras un rebote en el poste, aunque gozó de varias ocasiones más para haber ampliado su cuenta particular.

Su tanto le permite alcanzar los siete goles en esta edición del Apertura y situarse en la cabeza por la lucha por el título de máximo anotador de la competición, empatado con Jorge Benítez, William Mendieta y Nildo Viera.

Aunque ya no tiene el foco mediático del que gozaba cuando militaba en equipos como el Bayern Múnich alemán, con el que se proclamó campeón de Europa, el veterano delantero sigue siendo una estrella dentro del fútbol paraguayo.


Sus números le convierten en uno de los puntas más en forma de la competición desde que regresó en 2016 a Paraguay para volver a jugar en Olimpia, el club en el que se formó cuando era apenas un adolescente.

Después de haber levantado como capitán los trofeos del Apertura y del Clausura de la pasada temporada, el punta busca ampliar su leyenda conquistando la ansiada Copa Libertadores, un título que se le resiste al equipo asunceno desde 2002.

El delantero, que en los últimos años ha tenido que dosificar un poco sus minutos de juego, sigue en forma tras haber superado varias lesiones en la temporada pasada que le alejaron durante semanas de las canchas y que hacían pensar que podía dar por terminada su carrera.

Mientras tanto, sigue deslumbrando en el fútbol paraguayo e imponiéndose en los partidos clave de la temporada como el clásico ante el Cerro Porteño. 

Publicidad
¡Link copiado en el portapapeles!
Publicidad