Bale se reencontró con el gol ante Huesca, con un Real Madrid que no convence a nadie

Bale se reencontró con el gol ante Huesca, con un Real Madrid que no convence a nadie

Los de Santiago Solari ya son cuartos en la clasificación, tras superar al Alavés.

EFE

El Real Madrid se llevó la victoria del estadio de El Alcoraz con una imagen muy lejana a la de un campeón de Europa y mantiene el pulso con sus más directos rivales en la lucha por el título de Liga, mientras que el Huesca prolonga su negativa racha hasta los catorce encuentros sin ganar.

Al conjunto madrileño, presionado por las victorias logradas ayer por el F.C. Barcelona y el Atlético de Madrid, no le tembló el pulso, como ocurrió en la anterior salida al campo del Eibar, aunque el juego que exhibió fue pobre, además de mostrar poca ambición para intentar sentenciar un partido en el que era muy superior, para evitar sustos.

El Huesca puso coraje y entrega y, especialmente tras el descanso, merodeó el área merengue resistiéndose a perder; pero, como suele ocurrir contra equipos muy superiores, le faltó efectividad para haber hecho daño al campeón de Europa.

El conjunto madrileño avisó pronto de que quería ganar en El Alcoraz y Gareth Bale a punto estuvo de llegar a un balón largo apenas comenzado el encuentro, obligando al meta serbio del Huesca, Alexandar Jovanovic, a despejar apuradamente con los pies.

Con los dos equipos con defensas adelantadas y dejando muchos metros a sus espaldas el espacio de juego se redujo para ambos lo que hacía complicado mover el balón.

A pesar de ello, la mayor calidad técnica de los visitantes les permitía tener el domino del esférico ante un Huesca que parecía más preocupado de no encajar que de sorprender a su enemigo.

La esperanza le duró poco a los propietarios del terreno ya que una cabalgada del lateral derecho, Álvaro Odriozola, por su banda sirvió para ponerle un centro medido por alto a Gareth Bale que éste empalmó a la red sin dejarla caer colocando el marcador en franquicia para los suyos.

El Real Madrid, tras el gol, intentó gastar las energías justas para esperar que llegara el segundo tanto de maduro y comenzó a especular con el balón.

El equipo de Santiago Solari combinó pero sin mirar demasiado la meta rival mientras que el Huesca tenía muchos problemas para hacerlo y buscó sorprender con diagonales a las espaldas de los laterales blancos, aunque también fue capaz de engarzar un par de contras con peligro.

VER MÁS: SANTIAGO SOLARI SALIÓ A RESPALDAR A BALE TRAS LAS FUERTES CRÍTICAS

Así en el minuto 17 Ezequiel "Chimy" Ávila remató con gran potencia desde fuera del área, disparo al que respondió el internacional belga Thibaut Courtois con una gran estirada que impidió que el conjunto azulgrana pudiera cantar el empate.

Los visitantes, confiados en su potencial, no forzaban la máquina y solo las subidas de Odriozola por su banda conseguían llevar peligro a la meta local.

Y de entre el laberinto sin juego en el que se había metido el partido, apareció de nuevo Bale, en el minuto 25, para sacarse un disparo a la escuadra, aunque no demasiado potente, que Jovanovic rechazó muy apurado.

El Huesca quería y no podía durante esos minutos y su rival daba la sensación contraria pensando que tarde o temprano llegaría el segundo, a tenor de lo ocurrido en Huesca con todos los rivales que habían pasado antes por El Alcoraz.

Tras el descanso, el equipo de "Francisco" Rodríguez salió a intentar sorprender a los visitante y con una fuerte presión consiguió empujar a su oponente hacia su área con varios centros que no encontraron rematador y un buen remate de David Ferreiro que envió a córner Courtois en el 57.

El juego azulgrana, con fe y ganas, le hizo mejorar pero los espacios que dejó atrás fueron la puerta por donde en dos ocasiones se coló Bale, el más activo de los suyos tras el regreso de vestuarios, primero con un remate en el 62 que desvió Jovanovic y después intentando una vaselina que se marchó fuera cuando se cumplía el 70.

Aún así, los aragoneses siguieron porfiando viendo que el Real Madrid no era capaz de cerrar el partido, pero es difícil marcar cuando no se tiene acierto rematador y cuando además está Courtois enfrente.

Con el Madrid encerrado en su área pidiendo a hora a punto estuvo de llegar el empate local ya que Cristian Rivera enganchó un disparo ya en el alargue que salvó de cabeza Carvajal sobre la línea de gol para darle la victoria a los suyos en un partido triste, gris y mediocre.

Publicidad
¡Link copiado en el portapapeles!
Publicidad