Con comunión y fútbol, Santa Fe honró su escudo y va por más

El rendimiento del 87,8 por ciento en los últimos dos meses  y medio, espantó las predicciones apocalípticas que se incubaron en un arranque difícil. Casi clasificado, fortaleció el vínculo con el corazón del hincha.

430468
False

Con el tanque vacío de puntos, apenas dos en ocho partidos, la afición santafereña se aferró a sus raíces. Buscó  y encontró apoyo de sobra, aliento incondicional y se lo ofrendó los jugadores en modo de banderazo, de cántico, de hasthtag (#deestasalimosjuntos), de muchas camisetas albirrojas en la tribuna.

Tanto amor encendió el compromiso del plantel que con las primeras victorias movilizó el fútbol. Once partidos después, los números justifican una clasificación virtual a los cuadrangulares.

Theo González, cronista de Central FOX, lo resumió: nueve victorias, dos empates. 22 goles a favor y dos en contra, 29 puntos de 33 posibles. Rendimiento del 87,8 por ciento.

Hay más. Es la segunda valla menos vencida con 12 anotaciones, tres menos que la del bicampeón Junior. Es uno de los mejores visitantes con cuatro victorias y sus atacantes, Maicol Balanta y Jefferson Duque, suman seis y cinco goles cada uno.

Con 4-2-3-1 flexible que pasa por momentos a 4-3-3 solidificó su defensa con la frescura del central zurdo Nicolás Hernández y el aporte subvalorado de Carlos Arboleda por la banda derecha.

Daniel Giraldo creció con la protección de Andrés Pérez y sin veterano de 39 años creció en protagonismo en las últimas cuatro jornadas. Unos metros adelante, Santa Fe se hizo feroz. Jhon Velásquez le agregó gol a su despliegue, Fabián Sambueza gobernó desde la pelota, Jefferson Duque se contagió de la entrega y Balanta, abrió victorias que consolidaron esta recuperación.

Harold Rivera se atrevió a soñar entre la desconfianza y una herencia pesada de derrotas, frustraciones y anti records que instalaron sospechas de calamidad.

"Nadie daba clasificado a Santa y hoy lo logramos, era un tema de confianza. Hay mucho por corregir, he tenido tiempo y a la vez no. Empezamos el 5 de septiembre, pero los muchachos han sido receptivos a la idea de juego. Queremos sumar ante Nacional y seguir trabajando en lo que se viene”, explicó el DT.

Con vocación, los hinchas arroparon a un equipo frágil que nunca traicionó el credo santafereño. Comunión, fútbol, 31 puntos, abrazos y algunos ajustes en el lateral izquierdo, más allá de la buena tarea de Edwin Herrera. Santa Fe ya ganó, respetó a su escudo. Su historia.

Deja tu comentario